Augusto Alejandro Alvarado Ordoñez

Una tarde de domingo