RL-15

De 1956, a 1970, excavaciones arqueológicas importantes fueron realizadas por el Proyecto Tikal de la Universidad de Pensilvania. Allá de 1974 decidí junto a una amiga peruana lanzarnos a un viaje por tierra a Tikal. En ese entonces no había puente en Río dulce y pasabas tu carro atravesándolo en barcazas, la carretera era de terracería y en esa época del año había más lodo que nada en el trayecto. Tardamos 18 horas en llegar en mi pickupito Toyota 1000cc. En la palangana llevábamos una tienda de acampar, un colchón y una caja de comida que mi madre Margarita Bruni nos había patrocinado, además de fichas para la gasolina. All Inclusive pues! El parque aún no había sido nombrado por UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Lo que sucedió en 1979. Los que viajaban a Tikal, llegaban en aviones DC 9, los cuales aterrizaron en la pista de terracería, que hoy es el estacionamiento del parque. Tikal fue el primer lugar mixto (ecológico y arqueológico) del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad. Su nombre viene del idioma maya itzá que significa “lugar de las voces” o “lugar de las lenguas”. 

En esos días mi conciencia ecológica era de menos cero, al igual que muchos en ese entonces. En la carreta antes de llegar a Tikal, encontramos unos chavitos vendiendo dos iguanas, las compramos y llevamos a mis amigos gerentes de unos de los hoteles en Tikal, ellos me habían ofrecido las instalaciones del eco lodge para acampar y pensé que sería un buen detalle para llevarles, yo nunca había comido iguana. Para hacerla corta, al día siguiente que llegamos, las cocinaron y las pusieron en el menú para los turistas: adobado de pescado y pollo, pobres turistas nunca supieron se lanzaron a la panza dos iguanas. 

La primera vez que entré a la Plaza en Tikal, tuve una sensación energética muy fuerte, un escalofrío corrió por mi columna y sentía las vibraciones entre los templos, en aquél entonces no entendí, pero hoy, después de más de un centenar de visitas al parque, el llamado de los abuelos es más latente en mis ser. Esa semilla que se sembró en los 70s ha dado fruto y mis imágenes han servido para promocionar y documentar el legado ancestral que tenemos en esas mágicas y fascinantes selvas de Guatemala, además de las experiencias espirituales que me ha regalado ese lugar a través de los fuegos sagrados. Hacer un timelapse o capturas de cámara rápida del Gran Jaguar sigue siendo un reto, ha sido frustrante y sumamente complicado, en el documental Serpiente Emplumada puedes ver los 5 segundos de timelapse que he logrado en todos estos años, (rickylopezbruni.net) Con un timelapse o cámara rápida, se logra el efecto visual que todo lo que se haya capturado se mueva muy rápidamente en tu clip final, el movimiento las estrellas, de las nubes o un atardecer. 28 fotos hacen 1 segundo de filmación, cada exposición es de 30 segundos, o sea necesitas 14 minutos de exposición para lograr 1 segundo. Me gustan los timelapses de  6 segundos, pero para estrellas me gusta  arriba de 15 segundos o sea unas 3 horas y media de exposiciones. Y el problema que sucede cada vez, es que entrada la noche en Tikal, el bosque y su humedad condensan los lentes y no le he pegado a una noche con cero condensación. Las fotos son más fáciles y el planeamiento para ellas también lo es. Esta fotografía, fue durante los meses que se logra ver la Vía Láctea a la que los Maya llamaban la Serpiente Celestial. 

Fotografía: @rickylopezbruni

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *