rl-159

En el Complejo Danta es posible ver luces naturales en distinta hora o época del año. Desde las luces del amanecer o la salida del sol en los equinoccios o solsticios, hasta tormentas eléctricas durante el tiempo de invierno, con grandes estruendos, rayos y relámpagos de intensa luz. Es un punto obligado en la visita al El Mirador y se puede decir que se llegó a El Mirador, siempre y cuando se esté sobre la cúspide de esta pirámide.
Y en las noches despejadas se puede ver la vía láctea en todo su esplendor. Se puede apreciar en una visión de 360 grados, que da el efecto de que el universo es curvo e inmenso. Los mayas tenían razón al estudiar los eventos astronómicos y observaron el comportamiento de la naturaleza que aprovecharon para su subsistencia, así como para construir sus creencias en su vida cotidiana, económica religiosa y toda su cosmogonía.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *