rl-203

El Parque Nacional Tikal se encuentra al norte de Guatemala, en el departamento de Petén, a 484 km de la Ciudad de Guatemala (9 horas) y a tan solo 63 km de la ciudad de Flores, Petén (1 hora). Para llegar puedes tomar un bus directo desde la capital hasta la ciudad de Flores con varias líneas de transporte como Autobuses del Norte, Fuentes del Norte y Línea Dorada. También puedes llegar por vía aérea hasta el aeropuerto internacional Mundo Maya en donde al bajar varias empresas y agencias ofrecen el servicio de transporte y guiaje. Ya en Flores debes tomar la carretera CA-13 hacia Melchor de Mencos, tomando el desvió hacia la izquierda en la Aldea Ixlú que conduce hacia el Remate. Sigue esta carretera hasta llegar a la entrada al Parque. Microbuses colectivos y privados están disponibles diariamente.
Las investigaciones dan inicio con Alfred Percival Maudslay, que en los años 1881 y 1882 realizó fotografías, dibujos, moldes, el primer levantamiento planimétrico y descripciones de algunos edificios monumentales, información que fue publicada en la obra Biologia Centrali-Americana (Vidal y Muñoz, 1997:60). En 1895, el austriaco Teobert Maler, del Museo Peabody de la Universidad de Harvard, efectuó un registro fotográfico, dibujos y una ampliación del mapa, pero éste nunca fue publicado. Maler regresa a Tikal en 1904.
El Museo Peabody le solicitó a Alfred Tozzer elaborar un nuevo levantamiento topográfico, que fue publicado en 1911, constituyendo uno de los trabajos científicos más importantes de Tikal. Posteriormente, Sylvanus Morley llegó a Tikal, cuando realizaba visitas a Uaxactún en 1916, mientras trabajaba para la Carnegie Institution de Washington. Poco después, exploradores de la misma institución visitaron en repetidas ocasiones el sitio entre los años 1921, 1922 y 1924, durante el desarrollo de las excavaciones del Proyecto Uaxactún entre 1926 y 1931 (Ricketson et al, 1937), aportando importantísimos datos a la arqueología. A partir de entonces, la ciudad ha recibido numerosas visitas de investigadores nacionales y extranjeros.
Con las intervenciones del Museo de la Universidad de Pennsylvania, se inicia en 1956 el Proyecto Tikal (Tikal Project), el más grande ejecutado en esta ciudad. Este proyecto continuó haciendo investigación de campo hasta 1969, pero aún no se han publicado todos los datos recopilados. A partir del año 2002, se ha iniciado el Proyecto de Acceso Digital a Tikal (Tikal Digital Access Project) por parte del mismo Museo76, para proporcionar el acceso a todos los datos originales de Tikal vía internet, sin embargo, el proceso demorará algunos años77. Como investigadores de aquella época, destacan los nombres de Edwin Shook y William Coe como directores del proyecto. También aparecen Aubrey S. Trik, Robert F. Carr, James E. Hazard, Vivian Broman, John J. MacGinn, Linton Satterhwaite, William Haviland, Patrick Culbert, Virginia Greene, Hattula Moholy-Nagy, Peter Harrison, Christopher Jones, Dennis Puleston, Alfred Kidder II y Helen Trik. Webster.
Las investigaciones del Tikal Project aportaron conocimientos importantes para el entendimiento de la cultura Maya. Su trabajo ha sido base para el desarrollo de las posteriores investigaciones en toda el área y siguen siendo fuente ineludible de referencia. El principal resultado físico de éste proyecto fue la intensidad de excavaciones ejecutadas y la restauración en la Gran Plaza y otros grupos del área conocida como Zona Arqueológica Núcleo78, el reconocimiento de superficie y mapeo de los 16 km² de la ahora ciudad en ruinas.
En 1956, el Gobierno de Guatemala financió conjuntamente con el Museo de la Universidad de Pennsylvania, a través de la Empresa de Fomento y Desarrollo de Petén (FYDEP), un intenso programa de restauración y consolidación, que duró hasta 1968. Durante los últimos 6 años de este proyecto, fue denominado Proyecto Tikal-FYDEP (SEGEPLAN, 1974:20-21; Crisarq-Consult, 1997:8), y tuvo como objetivo aumentar el área de excavaciones y de restauración para uso turístico.
Bajo el marco del Proyecto Tikal, los arqueólogos guatemaltecos Rudy Larios y Miguel Orrego continúan las investigaciones arqueológicas y actividades de restauración, en los años 70’s (1973-1978), en el Grupo G o Palacio de las Acanaladuras (Orrego y Larios, 1985). Durante los años 1982 y 1983, en un palacio de la Plaza de los Siete Templos y en el Palacio de las Ventanas.
Posteriormente, el Instituto de Antropología e Historia organiza el Proyecto Nacional Tikal,
atribuyéndose la realización de trabajos de investigación de 1979 a 1984, al Dr. Juan Pedro
Laporte, quien interviene principalmente el Grupo Mundo Perdido, Grupo Norte y algunos grupos domésticos al sur del centro ceremonial. Este aporte engrandece la historia de la ciudad y amplía la zona para la visita turística. El equipo de científicos contó con la participación de investigadores como María Josefa Iglesias, María Elena Ruiz, Zoila Rodríguez, Vilma Fialko, Juan Antonio Valdés, Rolando Torres, Marco Antonio Rosal, Bernard Hermes, Marco Antonio Bailey, y otros (Laporte y Fialko, 1995).
Otras intervenciones fueron realizadas entre 1987 y 1991, en el Templo V, donde los arquitectos Oscar Quintana y Raúl Noriega restauran un agujero vertical en la crestería del edificio (Quintana y Noriega, 1991). En 1991, el Gobierno de Guatemala solicita apoyo a la comunidad internacional para la restauración y conservación del Templo I. A partir de entonces, el Gobierno de España, a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), firma un convenio de intervención para la restauración arquitectónica de este templo, el cual se ejecuta entre 1992 y 1996. Al concluir los trabajos del Templo I, surge la idea de continuar con la cooperación del Gobierno de España, creando el Proyecto Templo V, iniciándose en 1996 las excavaciones arqueológicas, y a partir de 1998, la restauración del Templo, finalizado en el año 2002.
Debido al deterioro sufrido por los monumentos de Tikal, se elaboró un estudio de conservación e intervenciones de consolidación de los monumentos, presentado por la Empresa Crisarq Consult (1997). En base a esta propuesta, el Ministerio de Cultura contrató los servicios de la Empresa COARSA para realizar la restauración de la crestería del Templo III, realizada entre noviembre de 1998 a junio de 1999.
A partir de 1999, se han hecho esfuerzos para dotar al Parque con equipo técnico profesional, contratándose arqueólogos, arquitectos y biólogos, quienes son los encargados de coordinar y asesorar en el manejo del área. Este equipo ya fortalecido el manejo del Parque, y fueron parte fundamental del equipo planificador de este Plan Maestro.
Desde 2006 la Unidad de Arqueología de la Unidad Técnica del Parque se encarga de realizar la investigación arqueológica y restauración de varios edificios emblemáticos de Tikal, tales como el Templo IV, y las estructuras palaciegas de 5D-15 en Plaza Oeste y 5D-105 a un costado de Templo V. Los arqueólogos encargados de dichos trabajos han sido Leopoldo González, Tirso Morales, Miguel Acosta, Benito Burgos, Ivo Romero, Eddy Barrios, Juan Carlos Pérez, Alex Urizar, Alvaro Jacobo, Erick Ponciano, Jari López, José Ma. Anavisca y Enrique Monterroso Rosado.
Al finalizar dichos trabajos de investigación y restauración, se habrán alcanzado 87 edificios intervenidos en el epicentro de Tikal. Por lo que se considera conveniente, finalizar la etapa de intervenciones de estructuras arqueológicas en Tikal, e iniciar la etapa de la conservación a partir de entonces. Lo que representa aún un esfuerzo considerable de tiempo, recursos humanos y económicos ya que se debe de preservar el legado arquitectónico restaurado del Parque Nacional Tikal.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *