RL-35

Las cocineras tradicionales de la aldea Santiago Zamora en  San Antonio Aguascalientes, Sacatepéquez, reciben a los turistas con incensarios y el baile del Rey Quiché, les muestran el proceso de los tejidos de cintura, como cargan a sus bebes en sus rebozos y hasta como enamorar al novio o conquistar una chica, según las tradiciones de antes.

Mientras los turistas están en el tour, el olor de la leña se funde con el de los frijoles negros hirviendo en una olla de barro y al final les sirven una comida tradicional guatemalteca.

De los platillos predilectos, está el adobado, cocinado en “el pollo” (estufa rústica colonial) sobre leña en ollas de barro. Tomate, miltomate, ajo y achiote se muele sobre la piedra antes de llevarlos a las ollas.

Estas mujeres no solo son emprendedoras comprometidas con sus raíces, sino las que recrean en sus ollas las recetas de antaño del pueblo maya, moliendo en la piedra las auténticas bases de las recetas guatemaltecas, para conservarlas y heredarlas a las futuras generaciones.

Fotografía: @rickylopezbruni del libro Historias Culinarias de La Antigua Guatemala.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *