RL-39

Para los antiguos Mayas y Aztecas se sabe bien que la muerte representaba un transición del mundo material al mundo espiritual, un nuevo comienzo y lo único que es seguro para todos los seres vivos, lo cual convierte esta tradición en una verdadera festividad.

En Guatemala esta tradición cobra vida a través de distintas expresiones culturales, que van desde la costumbre de visitar los cementerios y camposantos, hasta volar barriletes y preparar comidas exóticas como el fiambre.

La riqueza cultural de nuestro país no solo se puede apreciar ese día en todos los cementerios del territorio nacional, los cuales son adornados y decorados con flores, por aquellas personas que llegan a visitar el lugar en donde descansan “eternamente” los restos de sus familiares. 

En nuestra Guate, ya quedan pocos lugares donde se ha conservado y respetado el uso del traje típico y a pasos gigantes se pierde esa invaluable identidad cultural. Me acuerdo cuando era patojo e íbamos a Atitlán, la arquitectura vernácula era un espectáculo, todas las casitas de adobe con sus lindos techos de teja entre maizales y en todos los pueblos tanto hombres como mujeres y niños usaban su traje típico, que les daba su propia identidad y orgullo de pertenecer a su comunidad.

Antes de la llegada de los españoles no hay algún registro que indique que los indígenas usaran algún color en especial o un traje distintivo para diferenciarse unos de otros. Con la conquista surge La Encomienda, un concepto español que se basa en el derecho otorgado por el Rey a los nobles en América que les daba autoridad total sobre los indígenas que tenían bajo su mandato. Surgen así, los diferentes tipos de trajes, que les servían para reconocer a los indígenas pertenecientes a una encomienda en específico. Al principio estas prendas tenían diseños muy españoles, con el tiempo cada comunidad indígena fue capaz de colocar su sello.

Hoy día, las mujeres son las que han preservado el uso del traje, ya sea el de diario o el ceremonial, mientras los hombres y jóvenes, se han occidentalizado con simples camisetas, jeans y tenis de marca. Ideai muchá? Porque están perdiendo lo que Miguel Ángel Asturias dijera de ustedes, que son: El Alma del Paisaje.

Hoy existen pocas comunidades, a quienes les aplaudo y me quito el sombrero por conservar esa tradición centenaria del traje. Una de ellas es Todos Santos Cuchumatán, una población que ha conservado el traje en un 100%. Hace algunos años hice una serie de videos de Guatemala para INGUAT y utilicé algunos para las modelos unos trajes indígenas, fui duramente criticado. Porque si podemos comprar marcas finuchi y no un huipil indígena que tiene mucho más valor cultural que las otras. Desde ese entonces en mis ponencias y presentaciones importantes he usado una camisa todo santera, hasta al Papa Francisco le regalé una…. al fin todos somos Guate, aunque los colores de piel son diversos, pero el alma es igual: chapina!

Fotografía: @rickylopezbruni

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *