RL-53

Se que Guatemala tiene lagos fascinantes y maravillosos como Atitlán e Izabal, pero mi favorito, aunque es el que les sigue en tamaño a los antes mencionados, es el Lago Petén Itzá.

En la traducción de los textos de los Libros de Chilam Balam, la etimología de la palabra itzá: está compuesta de dos elementos its + a’. Itz, significa brujo o mago y a’ significa agua. Unido todo esto: brujo-del-agua. Otros señalan que la palabra también podría interpretarse como: “aguas encantadas”.

Si, yo sé, no hay volcanes, no hay castillo, pero el lago definitivamente tiene su encanto y magia, empezando por que sus aguas son cálidas, igual puedes nadar a media mañana o a media noche bajos los cielos estrellados, lo único es que hay que estar pilas porque ¡si! hay cocodrilos en sus aguas, lo que hace de la experiencia un adrenalinazo, como el que te dan las aguas frías de Atitlán, pero más  a gusto y sin congelarte 

La foto es en El Gringo Perdido, de mi cuate Chiqui Cofiño, quienes pusieron esa plataforma a unos 40 metros del muelle, un día se me ocurrió irme a sentar ahí y en eso venía Alfonso con unas sillas en su lancha y le pedí me dejara una para estar más cómodo flotando en la plataforma, al regresar nadando al muelle, que lo hice a toda la velocidad que daban mis brazos y piernas, porque ser bocadillo de cocodrilo es lo que menos está en mis planes. Estos ecohoteles están al pie del Biotopo Cerro Cahuí, donde predomina el mono aullador y diferentes especies de aves. 

¡Monos aulladores de despertador y el lago para el primer chapuzón del día, tienen que ir para vivirlo en carne propia!

Fotografía: @rickylopezbruni

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *