RL-71

Luego que los padres se sienten a gusto con el tocón que escogen para que nazcan sus pichones, despues de 18 días de estar metidos en un huevo y otros veintitantos en el hoyo obscuro del tocón, los pichones se lanzan en su primer vuelo, hay veces que se quedan cerca del tocón de nacimiento, otras veces, de una se van montaña arriba, es impredecible lo que sucederá después que vuelan por primera vez. El comportamiento que hemos observado en La Sierra de Las Minas es que un 80% de las veces es la mamá la que alimenta con más frecuencia a los pichones, les dan de todo, frutos, insectos, reptiles, caracoles, pero la comida predilecta es el aguacatillo, que es el fruto de un árbol de la familia de las lauráceas, es como un mini aguacate… y la base de la alimentación de los quetzales. Otro dato importante, es que los quetzales se tragan el fruto entero y defecan la semilla en algún otro lugar del bosque, haciéndolos grandes dispersores de semillas y así asegurar que siempre tendrán árboles para las futuras generaciones…
porqué? los humanos no somos así de sabios y cuidamos nuestros bosques?
Noten que la hembra es muy diferente al macho, no tiene el pecho rojo, no tiene cresta ni pico amarillo, sus plumas supra caudales no son largas y su cola es blanca con rayas negras.
Los pichones al principio dependen de mamá para alimentarse y poco a poco los van entrenando para que sean autosuficientes y traten de sobrevivir en su mundo natural.

Foto: Ricky López Bruni
IG: @rickylopezbruni

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *