RL-96

El volcán Chicabal es de los atractivos más espectaculares de Quetzaltenango, no solo por su riqueza natural, si no por ser un lugar sagrado para el pueblo Maya, un lugar de conexión, el ombligo de la Tierra.

En lo personal ha sido un lugar de escape y encuentro, estando tan cerca de Xela, siendo tan accesible y seguro, intento ir cada oportunidad que se presenta, y me fascina llevar a mis amigos a percibir la magia mística de esta Laguna.

Ya en la orilla no hay señal de celular ni otra conexión a nuestra rutina, y sin la bulla del día a día, uno comienza a percibir el respirar del bosque, la danza hipnotizante de la neblina en la superficie de la Laguna, el canto de las aves, el aroma a musgo, tierra mojada y flores frescas, las caricias de rocío en las mejillas y tantos otros estímulos sensoriales que poco a poco se establece una conexión inexplicable con el entorno.

Creo que es esa conexión la que me lleva a ella cada vez que puedo, y en cada visita aprovecho esa conexión para conectar con mi interior y agradecer los talentos y las oportunidades, para recargarme de energía y capturar estos momentos que logro vivir para compartir.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *